Dispares rendimientos en el exterior

Dispares rendimientos en el exterior

Los argentinos que compitieron este fin de semana fuera del país estuvieron bastante enredados en sus respectivas categorías, excepto uno.

Néstor Girolami fue el más destacado al ganar una de las finales del WTCR en Zolder, Bélgica, abriendo el año de un modo excepcional con su Honda Civic. Distinta suerte corrió Esteban Guerrieri con otro Civic, rompiendo el motor en la primera final y quedando fuera del Top 10 en la segunda, largando desde el fondo.

Franco Colapino, dentro de la Fórmula Renault Europea compitió en Magny-Cours, Francia, donde nunca estuvo en el lote de punta. Tras un comienzo de año excelente en Monza, los resultados esta vez fueron flojos pero desde la clasificación todo fue lejano a lo esperado. Un abandono y un 13º puesto fueron lo máximo que pudo obtener.

Con resultados positivos, Ezequiel Pérez Companc fue sexto y cuarto en las competencias de la categoría Silver del GT World Challenge, conduciendo un Mercedes Benz AMG GT3 en Magny-Cours. Alternando la conducción con Axcil Jefferies, cerraron un fin de semana que los deja adelante del torneo con 5,5 puntos de ventaja a los predecesores.

Otra joven promesa que estaba en excelente nivel y decayó en esta ocasión fue Sacha Fenestraz, el franco-argentino que compite en Súper GT y Fórmula Nippon. En el Súper GT corrió la cuarta fecha, con el Toyota Supra muy lastrado, y junto a su compañero de auto Yuhi Sekiguchi fueron 11º. Habían llegado como líderes del torneo a Motegi pero ahora quedaron como escoltas a dos unidades.

Finalmente, en Goiania, Brasil, el Stock Car disputó su cuarta fecha de la temporada y Matías Rossi con el Toyota Corolla estuvo lejos de la punta. En la primera final, un problema con el capó que se salió lo complicó en boxes, pero en la segunda desde el puesto 24 remontó para ser 12º, algo positivo dentro de lo difícil que fue su participación.

Mauro Calandria

Compartir en: