Duró poco la final

Duró poco la final

Luis Vega volvió a tener buen potencial pero tanto desde el lado mecánico como del deportivo, hubo mala fortuna en la novena fecha del Turismo Fiat Santafesino. Paraná no trató bien al volante de San Francisco y su estructura.

Tras ser competitivo en los entrenamientos, en clasificación se veía claramente entre los diez primeros. Y el tiempo lo hizo, pero le retiraron el mejor registro y terminó cayendo al puesto 17. Teniendo que remontar el domingo, en la serie, Vega esperaba sacar provecho del auto.

Sin poder funcionar de la mejor forma, cuando quiso recuperar terreno se encontró con un rival que fue difícil de superar y cuando lo hizo, los de adelante se habían escapado bastante. Tuvo que conformarse con ser noveno.

Apostando a una buena remontada en la competencia principal, tras el primer frenaje, el pelotón era compacto y un rival se cruzó delante de él, y cuando intentó esquivarlo se produjo un toque múltiple y el auto se desalineó de tal forma que no fue posible continuar.

“Lamentablemente tuvimos un fin de semana en que la suerte no nos acompañó. Desde el comienzo se rompió un motor y eso nos condicionó mucho para el resto del fin de semana. Lamentablemente una falla mecánica no nos dejó largar bien ni en la serie ni la final. En la primera vuelta de la carrera nos hacen un trompo y nos llevan puestos. Nos quedó el auto desalineado y tuvimos que abandonar”, explicó Vega.

Y completó: “En la estructura del auto no se rompió nada, pero en la chapería de todo, paragolpes, guardabarro, capó, puerta, completo. Agradezco a todas las firmas comerciales que hacen posible ésto, y a mi equipo, Juan Bogetto, Nicolás Fernández, Guillermo, a toda la familia que nos apoya carrera tras carrera y a Luciano Bornia por los motores que funcionaron bien más allá de la rotura”.

 

Mauro Calandria – Prensa Luis Vega

Compartir en: