Final inesperado

Final inesperado

Paraná fue la sede del cierre de temporada del TS1800, y Adrián Castagnani se quedó con las manos vacías a pesar del enorme esfuerzo por conseguir un resultado destacado. Para el piloto de Chabás será momento de pensar cómo encarar el año entrante con su Renault Clio.

Arrancando con algunas dificultades, se trabajó intensamente en el chasis entre tanda y tanda, para seguir mejorando el rendimiento del Renault Clio. Lamentablemente el motor no acusó el andar necesario para pelear de igual a igual con los más competitivos, pero se dio todo. Quedando 13º en clasificación, apostó a tener mejor suerte el domingo.

En la serie, un problema mecánico relegó al de Chabás y lo complicó cuando estaba progresando en el clasificador. En la final, con muchas ganas de finalizar la competencia, se dio más bien todo lo contrario. Pocos metros duró Adrián hasta que el auto lo obligó a detenerse una vez más.

“Terminar el año así no es de la manera que queríamos. El sábado el equipo trabajó muchísimo durante todo el día en el auto y creo que no renegamos tanto como lo hicimos en estas dos últimas carreras de la temporada”, comentó el chabasense.

Y añadió: “Paraná no me dejó ver la bandera a cuadros y eso me dejó amargado. Pero viendo el lado positivo, se trabajó bien para mejorar el chasis de cara al 2019. Agradezco al Giacone Competición por abrirme las puertas y por todo lo que se brindaron para nosotros, así como a los hermanos Riva por los motores en estas seis carreras que disputamos este año”.

Mauro Calandria – Prensa Adrián Castagnani / Foto: Hernán Rodríguez

Compartir en: