La explicación de Maxi Baialardo

Tras la exclusión en Paraná, el piloto de Santo Tomé Maximiliano Baialardo perdió su trofeo de ganador en Fiat 600-TS, ganando bronca y tristeza.

Como competencia, la tercera final de la temporada fue emocionante porque los dos de adelante, escapados notoriamente, se quedaron y entonces Baialardo, quien era acosado por Hernán Colman y Miguel Ciaurro, lo siguieron de cerca hasta culminar la exigencia. La revisión técnica determinó que Maxi y Colman tenían anomalías en sus máquinas, y entonces el campeón 2010, Ciaurro, se apoderó del triunfo.

Pasado el fin de semana de decepción para Bialardo, explicó: “Mi motor está precintado desde 2013, cuando fue la última vez que corrí con el auto. El motivo por el que me desclasificaron fue porque tenía un milímitro más alta la junta que va del carburador a la brida, respecto de lo que pide el reglamento”. Pero el enojo no está en tanto en la sanción, y por eso añadió: “Esto que tenía el auto no le hacía nada al motor, no modificaba nada del auto. Hubo gente que habló mal y para que no haya malos entendidos, la sanción fue por algo menor”.

Con dicha exclusión aceptada, sabiendo que fue por algo muy fino, ahora habrá que esperar a la fecha venidera con invitados para el Fiat 600-TS, el fin de semana del 7 de junio en San Jorge.

 

 

Mauro Calandria / Foto: Alejandro Gómez

Compartir en: