Manuel Luque, un maduro campeón

Manuel Luque, un maduro campeón

Luchando y creciendo dentro del automovilismo nacional, el santafesino alcanzó la corona de TC2000 y ahora sueña con seguir escalando.

Luego de 72 carreras en el TC2000, Manuel Luque consumó el título argentino 2017 con una supremacía notable porque aún quedan dos fechas por realizar. El nacido en Santa Fe el 25 de mayo de 1994, hizo escuela en Karting durante seis años, luego realizó tres temporadas en Fórmula Renault 2.0, siendo subcampeón en 2013, y en su cuarto año de TC2000 se llevó el cetro.

Tiene la esperanza llena en subirse al Súper TC2000 como piloto oficial en 2018, pero las condiciones económicas personales no alcanzan. Sí o sí necesita contar con el apoyo de algún equipo oficial y lo demostrado este año con el Renault Fluence del Ambrogio Racing, debe ser tenido en cuenta.

LaCuadriculada.com: “¿Cómo es la sensación de ser campeón?”

Manuel Luque: “La verdad, ser campeón da una sensación de alivio, de paz. Es increíble, siento como que alcancé un objetivo, como que cumplí una meta. Es una mezcla de sensaciones muy lindas. Y yo cuando vi que Marcelo Ciarrocchi abandonaba y que yo estaba quinto me daban todos los cálculos para ser campeón arriba del auto así que me lo imaginaba, y en la última vuelta le fui agradeciendo a todos los chicos porque sabía que éramos campeones”.

LC: “¿En qué momento del año te diste cuenta de que podía darse el campeonato?”

ML: “Me di cuenta que no se podía escapar después de la carrera de Río Cuarto, cuando hicimos la pole y ganamos con 80 kilos de lastre, y encima nuestros rivales se habían eliminado esa carrera. Ahí sacamos una distancia muy grande con el segundo y sabíamos que llegando entre séptimo y octavo las finales que quedaban éramos campeones por más que el resto gane todo”.

LC: “¿Cuál fue tu mejor y cuál tu peor fin de semana? ¿Por qué?”

ML: “El mejor fin de semana fue ese de Río Cuarto, fue solada: pole con 80 kilos y en la final no teníamos ritmo para aguantar la punta, pero la verdad que corrí haciendo una carrera muy lenta para que Ciarrocchi pierda un poco la cabeza y lo logré porque termino involucrado en un toque con Mariano Pernía; fue una carrera increíble. El peor claramente fue el de San Luis donde no encontramos el funcionamiento ideal en todo el fin de semana y en la final abandonamos por una piedra que nos pegó en el radiador”.

LC: ¿Considerás que ya hiciste toda la escuela para llegar al Súper TC2000 en 2018?

ML: “Maduré mucho a lo largo de estos años y pegué un salto muy grande desde que estoy en el Ambrogio Racing. Ellos me dieron todas las herramientas necesarias y más aún, para que yo me desarrolle como piloto y crezca. Aprendí muchísimo con ellos y cambié muchísimo la mentalidad para correr. Sé que el automovilismo es un deporte en el que jamás se deja de aprender, siempre hay cosas nuevas pero me siento bien y me encantaría competir en Súper TC2000, con los mejores del país. Me gustan los desafíos, soy muy competitivo y me encantaría poder competir con ellos, aprender de ellos y seguirme desarrollando como piloto que todavía me falta muchísimo por recorrer”.

LC: “¿Qué planes hay confirmados para la temporada que viene?”

ML: “La verdad que nada aún, hoy por hoy no tengo un 2018 armado, no tengo nada ni conversaciones, nada en ningún sentido. Sólo espero que este campeonato sirva para abrir las puertas y llegar adonde queremos. Lo que más quiero es en 2018 estar arriba de un auto de carreras haciendo lo que más amo”.

En 38 años de TC2000, Manuel Luque es el primer campeón santafesino en la historia, con seis triunfos entre finales y sprints, nueve podios, cinco pole positions y cinco récords de vuelta.

Mauro Calandria / Foto: TC2000

Compartir en: