Nunca se dio por vencido

Nunca se dio por vencido

Luego de dos abandonos inesperados, Santiago Trípodi pudo terminar una final con su Toyota Etios de TS1800. Si bien pasó muchísimos inconvenientes con el motor a lo largo del fin de semana, concluyó sexto en San Nicolás.

Desde los ensayos comunitarios del viernes que tuvo problemas en el motor, rompiendo el segundo impulsor el sábado. Cuando parecía que ya no había chances de correr, Trípodi fue hasta su taller a Arroyo Seco a trabajar en el motor y volvió para armar y largar el domingo. Si bien estaba muy veloz en los tiempos, se quedó sin clasificar.

En la serie volvió a tener inconvenientes y se buscó por todas partes el problema hasta que se solucionó y fue a la final sin nada que perder. Santiago realizó grandes maniobras con un auto que fue tan confiable como competitivo, y si bien recibió un toque, pudo ver la cuadriculada en sexta colocación.

“Estoy contentísimo por haber terminado la final en el sexto puesto. Rompimos tres veces el motor este fin de semana y por suerte logramos terminar de arreglarlo para correr la final. Es la primera vez que pudimos ver la bandera a cuadros con el Toyota Etios”, aseguró Trípodi.

Y relató: “Fuimos muy positivos todo el fin de semana porque el viernes estuvimos a dos décimas del más rápido pero los imprevistos hicieron que yo no tuviera ganas de correr. Pero Gabriela y Fabio Fiornovelli, me dijeron que tenía que correr y no paramos de trabajar”.

Por otro lado, detalló: “En el primer motor se quemó la junta de la tapa de cilindros, y al segundo se le fundió un cojinete de bielas. Desarmamos el primero a ver si se podía arreglar y encontramos la junta quemada. Fuimos a Arroyo Seco a trabajar, cepillamos la tapa, pero se nos volvió a quemar la junta en la serie. Luego buscamos hasta que encontramos un problema con la bomba de agua que se rompía”.

Una vez que se solucionó todo, largó desde el fondo en la final y avanzó todo lo que pudo. “Armando un rejunte con los fierros que teníamos y no desentonamos. De los errores se aprende y tengo una fe bárbara de poder pelear la punta en la próxima en Paraná. Hoy tuvimos un golpe de Huser que nos torció el eje, porque estábamos para más en San Nicolás”.

Mauro Calandria – Prensa Santiago Trípodi / Fotografía: Hernán Rodríguez

Compartir en: