Presidir la amplitud del automovilismo argentino

Carlos García Remohí, en calidad de presidente de la Comisión Deportiva Automovilística del Automóvil Club Argentino, habló del panorama en el cual ve el presente del deporte que debe regular.

Siendo también presidente de la Confederación Deportiva Automovilística Sudamericana, dependiente de la Federación Internacional del Automóvil, tiene larga trayectoria y conocimiento de las categorías y circuitos. No obstante, a nivel nacional y zonal se habla mucho y uno de los ojos de las críticas están en la desidia que hay por la enorme cantidad de categorías, muchas similares y también en la calidad de los autódromos.

La opinión de García Remohí, dista de las críticas dando asiento en la nueva variedad internacional que hay: “No hemos crecido tanto a nivel categorías a nivel nacional, están las que están. A lo mejor alguna copa, como a nivel mundial hay muchas. Lo que hay a nivel nacional es parecido a lo mundial. Antes teníamos Campeonato Mundial de Fórmula 1 y de Rally. Ahora también tenemos WTCC, Rallycross, y otros más”. Y añadió: “A nivel argentino tenemos el Turismo Carretera, Súper TC2000, TC2000, Turismo Nacional, Top Race, Rally, ahora el Rallycross, Cross Country, y lo importante es que ninguno se pisa con el otro; no es que si sacamos un campeonato vamos a tener más corredores en los otros”.

Por otro lado, opinó: “Hoy por suerte el automovilismo argentino tiene bastante buena salud, todas las categorías tienen muy buena cantidad de autos, lucha de marcas, automotrices involucradas, y entonces si da para todo eso, bienvenido. En caso de tener que achicarnos por diversas cuestiones, lo deberemos hacer pero no le veo sentido por ejemplo que el TN o el TRV6 no existan más como nacionales. Creo que lo que tenemos está bien”.

Una de las grandes falencias totalmente comprobables en el automovilismo argentino, es la ausencia de categorías de Fórmula que formen una escalera profesional como existió durante varias décadas. Por eso es que anunció: “Hace un año que estamos trabajando en darle un empuje nuevo a la Fórmula. Creo que hoy Argentina no tiene casi nada, aunque a nivel zonal hay muy buenas como la cordobesa, la metropolitana, la santafesina… Pero lo que pretendió hacer la Fórmula Renault Argentina últimamente no sirvió y estamos viendo dos proyectos paralelos y ojalá en el plazo más corto posible los podamos anunciar. Necesitamos de nuevo tener la escuela del automovilismo. No podemos seguir dejando que pilotos del Karting pasen a un TC2000 o un TC Pista Mouras, sino que pasen a un auto de Fórmula. Estamos trabajando muy fuerte en eso”.

Cambiando de ámbito, el tema de los autódromos y sus instalaciones no son un capricho, ya que son los recintos donde los pilotos se juegan las vidas y donde también debe haber seguridad para la gente que trabaja en el deporte y ni hablar del público, el gran sostén que tiene el automovilismo para ser popular. Sobre esta cuestión García Remohí expresó: “Somos un país grande pero un poco loco porque en cada ciudad quieren tener su autódromo. Diferente es Italia por ejemplo, que tiene muchísimo automovilismo pero corren en siete autódromos. Nosotros tenemos como cincuenta, y es un inconveniente, pero es la realidad de Argentina. Hoy tenemos unos 15 circuitos que pueden ser catalogados como grado 4 de la Federación Internacional del Automóvil para categorías de Turismo. Cuando se visitaron las obras de Rosario a punto de reinaugurarse, se hizo una recorrida por todo el país con gente de la FIA y nos dieron un buen panorama”. Y concluyó: “No tenemos las instalaciones de boxes que hay en otros países, pero sí tenemos otros métodos de remplazarlas como son las carpas. Respecto de la seguridad siempre debemos ir detrás de lo que se hace en la F1. No podemos hacer lo que hacen ellos por temas de presupuesto pero siempre hay que ir en esa sintonía y que sea lo más seguro posible”.

En 2016 la variedad del automovilismo argentina será otra vez muy amplia, y más allá de los tiempos de crisis, lo más destacable es que todas mantienen buena presencia, criticable desde varios puntos de vista, pero buena presencia al fin.

Mauro Calandria

Compartir en: