Tremendo vuelco, mejor recuperación

Tremendo vuelco, mejor recuperación

Mauro Ivaldi fue protagonista el fin de semana de Turismo Fiat Santafesino en Alta Gracia, primero por un vuelco y después por haber corrido igual.

El primer entrenamiento fue fatídico para Ivaldi porque perdió el control del Duna y volcó en el escape externo del curvón número dos del autódromo Oscar Cabalén. Luego de hacerse chequeos médicos, volvió al circuito y junto a su equipo reconstruyeron el auto en un tiempo increíble, y así lograron correr la serie y la final del domingo.

“El accidente fue simple, me pasó la cola y no pude evitar que el auto entre a la tierra arada de costado. Se trabó y chau”, comentó el baigorriense, algo que se puede ver en el video al pie de la nota.

Pero lo más emocionante fue el trabajo para recomponer el vehículo, y con mucho empeño y conocimiento lo lograron. Sobre eso, Mauro detalló: “La verdad que laburamos todo el sábado. Cambiamos motor y caja, toda la suspensión trasera. Reconstruimos las torretas traseras y las puertas delantetas que se abrieron”.

Finalmente, Ivaldi expresó: “La verdad es que entre mi hijo Ezequiel, Rafael Perin, Edu Sánchez, Gabriel Wilhjelm y yo le metimos catorce horas sin parar y lo dejamos diez puntos”.

En otra de esas proezas para aplaudir, Mauro Ivaldi y su equipo se convirtieron en héroes momentáneos, en un deporte tan ingrato si de resultados se habla. La final dirá que a cinco vueltas del final se quedó a pie, pero el recuerdo y la satisfacción de volver a la pista tras ese vuelco, con tantas pocas horas de diferencia, equivalen a un triunfo.

Mauro Calandria

Compartir en: