Un debut fantástico que merecía un final mejor

Un debut fantástico que merecía un final mejor

El baigorriense Jonás Maurelli inició una nueva etapa en su trayectoria deportiva, y lo hizo de la mejor manera, peleando en el más alto nivel en el Turismo Agrupado Clase 2. En San Nicolás, las Categorías Agrupadas Federadas tuvieron su fecha 13, donde clasificó segundo y ganó su serie.

No sin pasar adversidades, Jonás Maurelli fue la revelación del fin de semana en las Agrupadas, porque protagonizó las acciones en San Nicolás. Desde el viernes en las pruebas libres, el piloto de Granadero Baigorria supo andar bien, pero se padeció la rotura de motor. “Estoy más que contento por el debut. Si bien el viernes rompimos motor, veníamos con un gran funcionamiento, mejorando en cada tanda. Me afiancé al auto y al dibujo que era nuevo para mí. Con Luciano Bucci y Fabio Fiornovelli trabajando en el auto, hicimos algunos cambios de resortes en el chasis, y agradezco a ellos”, explicó.

Cuando parecía que se terminaba todo antes de empezar, llegó la solución, y con otro motor compitió y muy bien. Clasificó segundo, sorprendiendo a propios y extraños, y después continuó con lo que estuvo haciendo en Promocional 850: luchar por ganar. A pesar de una lluvia matinal, el domingo ganó la serie y quedó en pole position para la competencia final.

“Luego de la rotura no pensaba correr, pero el equipo se ocupó en conseguir un motor y Raúl Fernández nos brindó uno de sus impulsores, y nos dio un cañón. Gracias a Ricardo Bertolín por el motor de él, que iba muy bien el viernes, y esperemos que la próxima siga siendo igual de competitivo”, detalló Jonás.

Y agregó: “Haber clasificado segundos fue increíble, más que suficiente. Luego nos tocó la lluvia en la serie y la verdad es que la ganamos, y me sirvió mucho para aprender a conducir el 128 en esa condición”.

La final fue un gran show, en una pelea muy respetuosa durante casi todas las vueltas entre Jonás, Pablo Matich y Maximiliano Rizzonico. Lamentablemente, en la última vuelta cuando cualquiera de los tres podía ganar, un toque entre Rizzonico y Maurelli dejó al joven baigorriense con el auto dañado al borde del circuito y no pudo concluir lo que era un podio asegurado.

“Aprendí mucho en cada día, y en la final tuve un nuevo aprendizaje, que fue el largar de parado por primera vez, aunque es una cuenta pendiente, porque no largué bien. Perdí un puesto y felicito a Pablo Matich por haber ganado la final, que fue muy linda, como cuando corríamos en simuladores”, manifestó Jonás, contento por cómo se funcionó.

Y completó: “Pasé de no ir a correr, a estar peleando por el triunfo. Me quedé amargado por el toque que tuvimos con Maxi Rizzonico, porque fue injusto terminar así, sin ver la bandera a cuadros. Yo venía cuidando la cuerda y en el toque se rompió una rueda. Estoy agradecido al M-Racing, a mis padres, a los sponsors, a Johnatan Vottero por el chasis, a su padre, Ricardo Bertolín, Raúl Fernández y sus hijos, a Fabio Fiornovelli, Luciano Bucci, Julián Cicconi y Mauricio Muné, porque todos aportaron para este funcionamiento”.

El Gran Premio Coronación será el fin de semana del 19 de diciembre en el autódromo ‘Juan Manuel Fangio’ de Rosario, finalizando la temporada 2020-2021.

Mauro Calandria – Prensa Jonás Maurelli

Compartir en: