Un final sin palabras

Un final sin palabras

Toyota obtuvo su ansiado 1-2 en las 24 Horas de Le Mans, logró los campeonatos mundiales de Resistencia, pero un error inaceptable le quitó el triunfo a José María López, Mike Conway y Kamui Kobayashi.

Desde la largada, el Toyota TS050 Hybrid de ‘Pechito’ López, dominó la carrera. Conway fue quien manejó las primeras vueltas, luego fue el japonés Kobayashi y ‘Pechito’ tuvo sus diversos turnos. Para el argentino, de excelente actuación, tuvo algunos momentos complicados cuando el auto de seguridad mezcló un poco las cartas con el Toyota número 8, conducido por Fernando Alonso, Kazuki Nakajima y Sébastien Buemi. Estos tres ya tenían asegurado el triunfo en el campeonato porque nadie los sacaba del podio, pero ocurrió algo inesperado.

Un sensor de neumático supuestamente falló y anunció al equipo una pinchadura en la goma delantera derecha. López, encargado de llevar el auto a una victoria prácticamente asegurada, entró, cambió el neumático y continuó adelante porque llevaba un minuto y medio de ventaja. Pero luego el equipo le avisó que la goma en problemas era la trasera derecha, que el sensor aparentemente se equivocó, y al volver a ingresar a boxes, perdió la carrera increíblemente.

Las dudas ya se sembraron sobre si fue algo totalmente fortuito o si fue una manera de cambiar el resultado victorioso, aunque la teoría menos deseada no parece correr con ventaja ya que el Toyota de López, Kobayashi y Conway funcionó mucho más rápido en todo momento y no acusó ningún inconveniente exceptuando el triste episodio que no permitió que Argentina vuelta a tener un triunfador en las 24 Horas de Le Mans. Aún sigue quedando el recuerdo de José Froilán González en 1954 con una Ferrari 375 Plus, y la esperanza de 2020 para el cordobés de que la tercera sea la vencida, luego de dos segundos puestos.

Mauro Calandria / Foto: WEC

Compartir en: