Una loca victoria para Mauricio Chiaverano

Una loca victoria para Mauricio Chiaverano

El volante de Capitán Bermúdez fue astuto y fue ganando posiciones a medida que se quedaron muchos rivales de peso, y logró ganar en San Nicolás.

La quinta fecha de la temporada de TC4000 del Sur quedó de manera impensada para Mauricio Chiaverano, no por sus cualidades y las de su equipo, sino por las circunstancias que lo llevaron del fondo del pozo a respirar aire puro en una final que lo terminó viendo como triunfador. Con una rotura de motor que lo dejó último para la serie, Chiaverano no contó con el potencial ideal pero pudo ganar terreno. Partiendo noveno en la carrera final, vio como grandes rivales como Luciano Bredice, Juan Pablo Marconi, Iván Pellegrini y Ezequiel Paulini tuvieron problemas mecánicos, y sumado a otras excelentes maniobras de superación, pudo llegar a la cima del clasificador a falta de dos giros y luego festejó en lo más alto del podio.

“El sábado anduvimos bien en entrenamientos pero renegamos con el distribuidor, rompimos el motor y tuvimos que desarmar e ir a Soldini a reparar al taller de Raúl Fernández. Volvimos a las 11 de la noche con el motor y a las 3 de la mañana lo terminamos de alistar. El domingo largamos la serie y nos faltaba potencia porque el elemento que se rompió era mucho mejor que el de repuesto”, aseguró Mauricio.

Y agregó: “Para la final largamos novenos y apostando al ritmo del chasis y se nos dio. Yo no sabía en qué puesto venía pero sabía que ganaba Paulini y cuando veo que se viene quedando pienso: no puede ser, es un regalo de Dios. Se nos tenía que dar, por todo el esfuerzo que hacen los chicos del equipo, de dejar nuestras familias y nuestro trabajo para ir en ratos libres a trabajar al taller y venir a la carrera también. A nosotros nos vinieron bien las desgracias ajenas y tenemos que disfrutar”.

Prensa Categorías Agrupadas Federadas

Compartir en: