Venía muy bien pero tuvo que parar

Venía muy bien pero tuvo que parar

Juan Ignacio Canela cerró el 2019 deportivo dentro del Turismo Nacional Clase 2, con una carrera que estaba siendo de menor a mayor pero que se truncó por problemas mecánicos. El rafaelino avanzó mucho en San Nicolás y estaba para terminar claramente entre los diez mejores, pero la mala suerte no se le va del ambiente.

El inicio del fin de semana fue irregular, porque el circuito mostró gran paridad y de no cerrar una vuelta de manera perfecta, era muy difícil llegar a los mejores registros. Canela hizo todo lo que pudo pero en la serie tuvo que largar un tanto relegado de todos modos. En la batería llegó 12º y apostó todo a la final, donde mientras pudo, fue otro cantar.

Canela tuvo una tremenda remontada con el Ford Fiesta alistado por Alejandro Bucci y su equipo, llegando a pelear con los diez mejores y con proyección de terminar en esa zona del pelotón con facilidad. Pero una falla en el impulsor lo hizo abandonar, al ver que se perdía aceite.

“Veníamos muy bien, con gran ritmo y antes del segundo auto de seguridad, logré superar a Reutemann y Herrera pero tuve que devolver las posiciones, y después empecé a notar una merma en el motor y cuando se relanza, me empezó a perder aceite y lo paré”, comentó Canela, con bronca por lo acontecido en el trazado nicoleño.

Y completó: “Fue una lástima, veníamos muy bien y podíamos terminar entre los mejores diez, y servía para finalizar bien el año. Seguimos con mala suerte pero nos pondremos a trabajar para el 2020”.

Mauro Calandria – Prensa Juan Ignacio Canela / Foto: Marcelo Ranea

Compartir en: